6 Comportamientos a cuidar por el mercadólogo líder

“En la guerra de Vietnam, un reportero le preguntaba a un Capitán del ejército norteamericano: -¿Cómo puede usted mantener su autoridad en una situación tan confusa? ¿Cómo mantiene el orden para el cumplimiento de los objetivos de su unidad?- El Capitán respondió: -Soy el responsable. El principal responsable. Pero si mis hombres no saben qué hacer cuando están ante el enemigo en la jungla, yo me encuentro demasiado lejos para dirigirlos. Mi obligación consiste en asegurarme que ellos sabrán qué hacer cuando llegue el momento. Su acción dependerá de situaciones que sólo ellos podrán juzgar. La responsabilidad principal es siempre mía, pero las decisiones han de ser tomadas por ellos, de acuerdo a la situación específica en que se encuentran.”
US-Army-wallpaper-608x404
Cuando leí por primera vez esta historia tomada del libro “El Ejecutivo Eficaz” de Peter F. Drucker medité mucho la lección. Cuando tenemos un puesto de dirección o de gestión de personal, solemos pensar en que somos los líderes del equipo, en que nuestra responsabilidad es llegar a los objetivos y solemos alinear al equipo hacia esos objetivos. En ocasiones pensamos en desarrollar a nuestro personal, pero rara vez pensamos en capacitar para que nuestro equipo tome las decisiones correctas cuando nosotros no estamos.
Dentro de las áreas de Mercadotecnia, donde los proyectos surgen con recursos y tiempo limitado, donde la creatividad es una herramienta indispensable, y donde el cuidado de los detalles no se puede perder, es vital capacitar a nuestros equipos para que aprendan a tomar decisiones de acuerdo a las circunstancias que se les van presentando.
Creo que es cuando tenemos que enfocar la gestión al lado humano de las personas. En estos tiempos se requiere de gente realmente extraordinaria y tenemos que tratarlos como tal.
negocios-lider
A continuación describo 6 comportamientos a cuidar para dirigir a nuestros equipos y motivarlos a crecer en su toma de decisiones.
  1. Actuar con integridad. Ser congruentes con nuestro decir y actuar; ser equilibrados, honestos y justos en nuestras decisiones. Dejar siempre las reglas de nuestra gestión claras y actuar en consecuencia de ellas, para que la gente sepa que esperar de su actuar y de nosotros.
  2. Alto sentido del honor. Yo siempre he dicho que la marca a la que más respeto le debemos es a nuestra propia persona. Actuemos entonces con ese sentido y seamos honorables en nuestras promesas. Si yo prometo algo y quedo en un acuerdo, debemos tener la disciplina de cumplirlo. Y en base a ello, exigir que las personas de nuestro equipo también lo tengan en mente y cumplan con su palabra.
  3. Empatía, cercanía, sensibilidad humana. No sólo se trata de dictar instrucciones o dirigir hacia el objetivo; hay que entender la situación de cada persona de nuestro equipo, mostrarnos cercanos a sus inquietudes y preocupaciones, pero también a sus motivaciones. Mientras más los conozcamos, mejor será el resultado de nuestra gestión.
  4. Apertura a posibilidades. Dicen que uno de los principales obstáculos pàra la creatividad empresarial es la misma directiva. Y esto es porque solemos pensar que en nosotros están la mayoría de las respuestas. Debemos estar abiertos a las propuestas de abajo, abrir posibilidades, escuchar lo que se dice afuera de nuestra mente y dar oportunidad a probar nuevos métodos, ideas, campañas, promociones, etc.
  5. Liberar el talento, favorecer el ingenio. Para liberar el talento, primero debemos reconocerlo. Cada persona fue dotada de talentos y aptitudes que los hacen ser buenos en algo. Busquemos basar el éxito de nuestro equipo en los talentos individuales de sus integrantes. Mientras más desarrollemos el talento, nuestro equipo empezará a crecer en potencial y podremos alcanzar los objetivos de manera más eficaz.
  6. Generosidad, magnanimidad. Todos los seres humanos solemos mostrar más fácilmente nuestra ira y enojo que nuestra gratitud. Por ello solemos mandar un correo incendiario cuando algo nos molesta en contra del que creemos responsable. Pero rara vez mandamos un correo de gratitud ante un trabajo bien hecho, una propuesta original, una campaña diferente y exitosa. Mostremos nuestra generosidad ante los detalles, y ganaremos adeptos a nuestra causa.
Cuidemos estos comportamientos y pronto veremos un cambio en el comportamiento de nuestros equipos. Y sin duda, con base en el ejemplo, empezarán a saber que hacer cuando uno no está para indicarles el camino a seguir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s