Usando el jingle en los nuevos tiempos

 

Por: Rafael Mauleón

jingles aplicaciones

“Si tu sientes que te pica la colita, en una de esas, tienes lombrices…” Si alguno de ustedes siguió la lectura con el tono de la música que llevaba este anuncio, es porque Vermox logró posicionar adecuadamente el jingle que sacó en su campaña del 2006. El Jingle ha formado parte de la publicidad desde sus primeros años y es que los jingles eficaces realizan un servicio único: unen el nombre de un producto o empresa a una melodía que se graba en la mente como un zumbido.

 

Autores de libros de Mercadotecnia como Steve Karmen (“Who Killed the Jingle”), quien también es un compositor de jingles muy prestigiado en Estados Unidos, están declarando muerto al jingle. Los culpables incluyen el alto costo para grabar trabajos originales, las empresas musicales ansiosas por licenciar canciones populares y un público hastiado. En otras palabras, se ha considerado como creativamente fuera de los nuevos tiempos, fuera de vanguardia, anticuados.

 

Pero lo cierto es que un jingle bien hecho, que es claro, de corta duración, único para ser identificable y altamente persuasivo sigue teniendo el mismo efecto que hace años. En México podemos mencionar más ejemplos de jingles exitosos como los de “Apache: durán, durán, durán…” (Apache), “Quisiera al mundo darle hogar…” (Coca Cola), “Nueve, nueve, nueve, nueve…” (Teletón) y “A que no puedes comer solo una…” (Sabritas). Redordemos también en 1986 el anuncio que popularizó a la Carta Blanca con su jingle de la “Chiquitibum…”:

 

Pero entonces, cómo podemos aplicar el uso de jingles en los nuevos tiempos? La verdad es que la tecnología nos abre caminos para impactar de mejor manera a nuestro mercado objetivo. El internet es un lugar obvio para el jingle: en un sitio web, acompañando avisos pop up o personalizando algunas redes sociales. Los celulares también podrían albergar pequeños fragmentos de jingles, ya que los estímulos simples son mejor captados en estos dispositivos que en la televisión.

 

Al final hay que entender que la herramienta sigue funcionando, lo relevante es la estrategia de difusión y la creatividad de la letra y los tonos musicales que se empleen. No debemos subestimar el atractivo de lo simple en una época complicada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s